Vive sin Ansiedad Opiniones

Son miles las personas que han logrado curar su ansiedad después de varios años de sufrimiento y ahora dan sus opiniones sobre el curso Vive sin Ansiedad. El curso impartido por Eric Gutierrez, una persona como tu o como yo que sufrió de ansiedad casi toda su juventud y encontró un método para librarnos de la ansiedad.

 

En el curso, Eric comparte su propia experiencia, todo lo que hacía para intentar curar la ansiedad que lo aquejaba constantemente. Después de años de investigación y experimentos hechos en él mismo logra trazar un camino adecuado para poder al fin vivir sin ansiedad.

 

metodo vive sin ansiedad

 

Mira todos los testimonios acerca del curso Vive sin Ansiedad aquí

 

Opiniones, críticas constructivas, testimonios. Existen muchas personas hablando sobre Vive sin Ansiedad.

 

El método es realmente muy sencillo de aprender y ponerlo en práctica, mediante ejercicios, dinámicas y audios; no me parece extraño que muchas personas hayan logrado controlar la ansiedad y hayan expresado sus opiniones positivas. En mi caso en particular puedo decir que el curso me ha servido de maravilla.

 

Mi testimonio con Vive sin Ansiedad

 

He logrado curar mi ansiedad después de tres meses de haber empezado el curso. Puedes ver mi testimonio aquí. Ahora ya no tengo miedo a estar sola ni a la oscuridad, puedo dormir tranquila sin tener sueños extraños. Mi vida ha cambiado por completo gracias al curso de Eric.

 

Es importante precisar que Eric Gutierrez se ha puesto en contacto con profesionales que se dedican a ayudar a las personas a curar la ansiedad. Profesionales muy respetados, a los que Eric les ha pedido que revisen el contenido del método Vive Sin Ansiedad, y saquen sus propias conclusiones.

 

La mayoría ha brindado conclusiones positivas del curso y unos pocos acostumbrados a los métodos tradicionales han visto el método con pocas ganas, pero en general el veredicto es positivo.

 

Un profesional en el tratamiento de la ansiedad hizo una revisión al curso de Eric; esta es su opinión sobre Vive sin Ansiedad:

 

 

vive sin ansiedad

Comprar Vive sin Ansiedad Ahora

 
 
 
 

Vive sin Ansiedad cura los ataques de panico

 

ataques de panico

 

Entendiendo los ataques de panico

 

Desde la infancia podemos pensar que nunca envejeceremos o moriremos; o que está tan lejos que prácticamente no ocurrirá nunca. Quizá estas ideas nos preparan mal para la práctica sensata del auto-cuidado, y de ahí que durante un largo periodo juvenil podamos abusar de nuestra aparentes ‘energías ilimitadas’ para trasnochar, mal alimentarnos y también para adquirir la mala costumbre de preocuparnos y sufrir sin que aparentemente ello implique mayores complicaciones en nuestra vida.

 

Pero un buen día las cosas pueden cambiar y enviarnos repentinas señales de un mal funcionamiento de nuestro ser, como si el cuerpo ya no tolerara el mismo ritmo acelerado que tenía hasta el día anterior.

 

No somos conscientes de nuestro nivel de cansancio, tensión e inquietud si estamos atravesando una época de estrés. Estamos tan familiarizados con las sensaciones internas de ansiedad que nos parecen normales, o por lo menos no preocupantes. Las despreciamos, aunque el nivel de tensión en realidad es más alto de lo que nuestro organismo está preparado para tolerar.

 

Pero los hechos son los hechos: nuestro cuerpo biológico, en especial nuestro sistema nervioso, tiene sus propias limitaciones de funcionamiento (no puede estar permanentemente activado forzado a trabajar al máximo).

 

Esto es lo que fundamentan los ataques de panico, que también podríamos llamar crisis de ansiedad.

 

Cómo ocurren los ataques de panico?

 

La persona intenta en un momento dado detener su ritmo frenético. Se sienta, se para en frente al semáforo, espera en una cola, se tumba a descansar un rato, intenta mirar la televisión, está sentado en un medio de transporte, etc., Es precisamente eso, que estamos haciendo algo que no es particularmente activo lo que nos desconcierta, porque repentinamente notamos que no podemos hacer la cosa tan tranquila que queríamos hacer, porque el sistema nervioso está demasiado alterado para bajar de tan arriba a tan abajo en un instante.

 

Pero como nada pasa en el exterior, pensamos, ¿Qué me sucede? ¿Me estaré muriendo? ¿Será esto un ataque cardíaco, colapso respiratorio, embolia cerebral? ¿Será esto que tengo un ataque de locura? ¿Cómo me puedo morir ahora sin haber hecho testamento o dejando las cosas sin arreglar?
Pensar este ‘diagnóstico’ no es precisamente tranquilizador… Así que si ya estamos ‘encendidos’ creernos en grave peligro acaba de extender el incendio. Estamos en pleno pánico. Sube el nivel de ansiedad provocando más efectos espectaculares (temblor de piernas, sensación de vértigo, rigidez de nuca, visión borrosa, sensación de flotar e de irrealidad).

 

Puede que se acuda a un servicio de urgencias por si las dudas, y ahí, tras las pruebas oportunas nos digan que no era nada grave, sólo un ataque de ansiedad. ¿Pero cómo nos podemos convencer de que no era NADA, si nosotros en realidad nos sentimos terriblemente mal?.

 

El habernos sentido tan traspuestos, el que eso sucediera en un momento tan tenso de nuestra vida en medio de las complicaciones y exigencias, y encima el miedo a que se repita… con qué facilidad se puede efectivamente repetir el episodio que deseábamos que ¡por favor! no volviera otra vez…

 

¿Qué hacer para evitar los ataques de pánico?

 

    • Acudir a un médico para descartar enfermedades de carácter orgánico (en particular trastornos endocrinos, circulatorios, dificultades de tensión arterial, etc.).
    •  

    • Tener preparado un guión para decirnos es ése momento (este guión contiene fundamentalmente la idea de lo que nos pasa en el momento que tenemos mucho miedo y cómo podemos evitarlo. El curso Vive sin Ansiedad tiene un guión muy bueno).
    •  

    • Respirar hondo. Si notamos cosquilleos en las puntas de las manos o en los pies significa que estamos ventilando u oxigenando más de la cuenta y que lo que interesa es ‘parar’, por lo que aguantaremos el aire contando tranquilamente uno, dos, tres, cuatro, y expulsaremos el aire suavemente.
    •  

    • Continuar haciendo lo que estamos haciendo (si estábamos haciendo algo) o inventarnos una tarea. Es muy probable que la situación de pánico se de encerrados en una coche, en un aula o despacho, esperando en la cola del banco o para pagar en el supermercado (preferiblemente con personas detrás y delante impidiéndonos la huida). Entonces hacer algo puede ser hablar, curiosear, pensar lo que comimos la semana pasada, escribir anotaciones económicas o memorísticas, escuchar o tararear música, o cualquier cosa que tenga la suficiente garra para distraernos).
    •  

    • Dejarse ayudar por un profesional. Muchas personas tienen alergia a dejarse ayudar por un psicólogo o algún experto en el tema, como si su valía personal quedara en entredicho, porque de igual modo que nos dejamos orientar por un asesor fiscal, un inversor financiero, o el maitre de un restaurante, es más síntoma de inteligencia y sensatez que de otra cosa contar con el asesoramiento de un psicoterapeuta especialista en trastornos de ansiedad. Todos los puntos anteriores y otros más quedan mucho mejor aclarados y sobre todo, puestos en práctica, con el apoyo de un profesional, de forma que nos aseguremos del éxito en el control de un miedo que ya se ha apoderado de nosotros.

 

Personalmente he dedicado mucho tiempo en buscar información en Internet para solucionar mi problema de ansiedad y de ataques de pánico; existen métodos, pastillas, remedios caseros y profesionales que brindan sus servicios. La información que has obtenido en este artículo es un resumen de lo que he encontrado en Internet sobre cómo controlar los ataques de pánico.

 

Para curarte de los ataques de pánico y de la ansiedad te aconsejo que acudas a un psicoterapeuta profesional que se encuentre en tu localidad y trates tu problema. Claro, los recursos con los que uno cuenta son a veces el problema. Los profesionales de la salud por lo general tienen una tarifa muy elevada.

 

Aunque existe una alternativa que puedes optar para tratar tu problema, se trata del curso Vive sin Ansiedad de Eric Gutiérrez, una persona como tú, que padeció de ansiedad generalizada y ataques de pánico y logró curarse. Desarrolló un curso para mostrar su método, que a mí y a mucha gente más le han dado resultados para poder vivir sin ansiedad.

 

Estoy segura que a ti también te va a funcionar:

 

vive sin ansiedad

Accede al Curso Vive sin Ansiedad en este Enlace